La Antorcha

La Antorcha

Juventud Internacionalista

8 de marzo

Llega nuevamente una fecha que, aunque es clave en la campaña ideológica del estado, no podemos olvidar que está históricamente vinculada al movimiento obrero. Fue la Segunda Internacional quien estableció el «Día Internacional de Solidaridad de las Mujeres Proletarias». El movimiento obrero entendía que la revolución necesitaba organizar a un gran número de mujeres de la clase trabajadora y al mismo tiempo grandes revolucionarias como Zetkin, Rosa Luxemburgo y Kollontai vieron claro que sin la transformación de la sociedad mediante la revolución y la construcción de una nueva sociedad, no sería posible una verdadera emancipación de la mujer.

Pero en nuestros días nos encontramos con que la ideología del feminismo se ha apropiado esta fecha para realizar una manifestación de verdadera propaganda estatal. El Estado burgués, en apoyo de los sectores de la pequeña burguesía intelectual que ha venido manteniendo el feminismo, ha construido alrededor de éste el mito de ser la nueva ideología de la igualdad. Desde la revolución francesa, la burguesía ha buscado constantemente disfrazar su régimen de igualitario. Pero aunque se planteaba una supuesta igualdad legal, la realidad de la desigualdad social y la explotación de una clase por otra seguía marcando la realidad social de la nueva civilización burguesa. En nuestros días, cuando la clase trabajadora está debilitada tras las derrotas del siglo pasado, cuando la burguesía desde su estado niega la existencia misma de clases sociales, la supuesta nueva igualdad que defiende el Estado es la de sexos.

Pero la realidad reproducida en los medios y los productos culturales es la de una pequeña burguesía, una burocracia improductiva, que nos habla de una falsa igualdad y que ignora o minimiza la gran división histórica de la humanidad, las clases sociales y la explotación de una por otras. Lo vemos normal por parte de una ideología que desde el principio sirvió a la carrera de las mujeres de las clases explotadoras para ganar posiciones entre los hombres de su clase. Nada debemos esperar de los explotadores y su Estado, ninguna igualdad va a venir desde una institución levantada para sostener la desigualdad misma.

Nosotros lo tenemos claro, esta es una fecha histórica que debe seguir manteniendo un verdadero significado de movilización de las mujeres trabajadoras junto a toda la clase. Los jóvenes internacionalistas debemos señalar la falsedad, la manipulación y la ideología feminista. ¡Luchamos por la verdadera emancipación de la mujer, que es la emancipación de toda la Humanidad!

La lucha no es otra que la lucha de clases, cuyas reivindicaciones a día de hoy pasan por:

  • Salarios dignos e iguales para todos los trabajadores, anulando toda discriminación ya sea por edad, sexo, raza, etc.
  • Jubilaciones y paro de acuerdo a sus necesidades para las trabajadoras del hogar.
  • Reducción de la jornada a las 30 horas semanales.
  • Organización de asambleas tanto en los puestos de trabajo como en los barrios, donde participen todos los trabajadores sin distinción.
  • Contra el cronometraje, las nuevas formas de destajo, las ETTs y las empresas multiservicio.

¡Por un 8 de marzo como día de la mujer trabajadora! ¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!