La Antorcha

La Antorcha

Juventud Internacionalista

Balance manifestaciones contra las casas de apuestas en Galicia

Tras la participación en las manifestaciones en A Coruña y en Santiago de Compostela por parte de La Antorcha creemos necesario realizar un balance de ambas movilizaciones, de su significado y apuntar el camino hacia el posterior desarrollo de las luchas de la juventud trabajadora junto al resto de la clase.

Debemos hacer hincapié en el relativo éxito en la asistencia, mayoritariamente por parte de sectores juveniles y estudiantiles, a las movilizaciones convocadas por las dos asambleas contra las casas de apuestas. Este éxito puede explicarse por la creciente concienciación de la juventud trabajadora y de los trabajadores en general ante la necesidad de luchar contra la lacra de las apuestas que parasitan nuestros barrios.

Sin embargo, desde La Antorcha hemos podido comprobar en las conversaciones tanto con participantes como con vecinos e interesados en la protesta, que a pesar del éxito, la movilización nace coja desde un principio. Se adhirieron mayoritariamente elementos juveniles, junto con organizaciones interclasistas y nacionalistas. No contentos con confundir desde los medios, envían a sus organizaciones y grupos afines a participar en una manifestación cuando con su actuación en las instituciones deja claro a quiénes obedecen. Es especialmente significativo que, mientras estas movilizaciones tenían lugar, supiéramos que el ministro de consumo (PCE-Unidas Podemos) demostraba nuevamente estar del lado del poder al que sirve, el capitalismo de estado, con unas más que tímidas reformas que dan barra libre a las casas de apuestas para continuar con su incontrolable saqueo de las familias trabajadoras.

A partir de nuestra experiencia y las conversaciones mantenidas creemos que para salir de esta situación de estancamiento son imprescindibles dos cosas:

  1. Asumir que la movilización debe salir del redil de organizaciones meramente juveniles y/o estudiantiles, así como del de los sindicatos, partidos nacionalistas y otras organizaciones bien insertadas en la burocracia estatal.
  2. Partir de la base de la organización vecinal y barrial, auténtico punto de apoyo junto con las organizaciones internacionalistas del muro contra la descomposición con la que amenaza el capitalismo. Solamente a partir de estas podemos realmente hacer frente, no solo a las apuestas, sino a todos los sacrificios que están por venir.

Así, desde La Antorcha afirmamos, una vez más, que las luchas de la juventud trabajadora no sólo son inseparables de las del resto de la clase, sino que deben propiciar una ruptura con los discursos interclasistas y la construcción, en la medida de lo posible, de vínculos vecinales para luchas futuras. Solamente siendo consecuentes con la naturaleza de nuestras reivindicaciones y de nuestra clase y organizándonos de forma independiente podremos afirmar nuestros intereses

¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!